¿Sabías dónde estuvo ubicada la Junta de Fomento de Basavilbaso?

Las imágenes que nos ilustran y nos retrotraen en el tiempo corresponden al fallecimiento del Dr. Bernardo Uchitel, (1938) quien fuera un médico muy querido y reconocido en la comunidad y la zona por sus valores humanos y su profesionalidad. Su féretro, trasladado en el carruaje fúnebre recorrió las instituciones a las cuales había pertenecido para darle el último adiós, el Hospital Centenario, la Sinagoga Beth Abraham, la Biblioteca Lucienville, la Junta de Fomento, hasta descansar finalmente en el Cementerio de la Colonia Nº 1. Estas fotografías se complementan con otras que muestran dicha secuencia y nos permite además volver la mirada al Basavilbaso del ayer, personas e instituciones.
Los recuerdos pueden ser en este caso corroborados por las imágenes, en un minucioso análisis de distintas fuentes, contribuyendo a un mayor conocimiento histórico de nuestro pasado.
Según testimonios orales la Honorable Junta de Fomento del pueblo Gobernador Basavilbaso funcionó en un edificio sobre la Avenida San Martín, a pasos de la Sinagoga T. Fila Moisés, en la actual zona céntrica de la ciudad, posiblemente donde por años estuvo ubicada la ex zapatería Canela y con mayor exactitud en la casa contigua perteneciente a la familia Premaries.
Hasta el momento no se puede precisar donde fue la primera sede por no encontrarse registros, pero sí sabemos que en la década del 20 se ubicaba en el lugar, objeto de esta investigación. Recordemos que la Junta era un municipio de segunda categoría creado por el gobierno de la provincia, dada la importancia que iba adquiriendo este centro y su incremento poblacional, mediante decreto del 07 de mayo de 1917.
La historia vivencial y la memoria, complementadas con otras fuentes nos permiten reconstruir el pasado. Las imágenes que se anexan a este texto datan de 1938 y corresponden a los edificios antes referenciados.-
En la fotografía Nº 1 puede verse en la parte superior de la edificación un tipo de moldura utilizada en los primeros años del Siglo XX, la existencia de cuatro puertas, un escudo oficial (no siendo de establecimiento educativo alguno- dado que allí no estuvieron localizadas las escuelas locales) y la presencia de una abertura en forma de arcada, que puede pensarse a modo de separación de construcciones y que permitía el ingreso de vehículos y personas por el lateral. Lindante a la misma, se encuentra otra construcción que sería la ex zapatería. Este tipo de entrada no era exclusiva de este inmueble, sino que existían en otros puntos de la ciudad, como por ejemplo en el Hotel de Ercole Corti. Los datos aportados por personal de Catastro Municipal, a través de Graciela Mantegazza y el especialista en Turismo Juan José Britch, son de vital importancia, ya que nos permiten conocer que ambas propiedades hacia 1926 estaban unificadas, contando con 20 metros de frente, perteneciente a León Olijavelzky. Posteriormente fue dividida, pasando a manos de Salomón Embón y luego al señor Canela, donde se estableciera la zapatería y la vivienda (San Martìn 356); mientras que el otro solar quedó en manos de David Olijavelzky y luego de Abraham Hurovich (hoy familia Premaríes- en San Martìn 346-350). En esta última casa se encontraba el escudo indicatorio de dependencia oficial, con lo cual podemos aseverar que allí desarrollaban sus tareas los funcionarios de la comuna, quedando como dato a corroborar a futuro, con nuevas fuentes, si ocupaba también dependencias de la otra propiedad señalada.
En la imagen Nº 2 puede apreciarse la proximidad a la sinagoga central y una vista de la avenida San Martín hacia finales de la década del 30, lo que se condice con datos obtenidos de entrevistas realizadas a don Moisés Salomón, Rosendo Ruiz García, Constancia Gómez, entre otros protagonistas, en 1992. La calle era ancha, de tierra, con huellas que se producían por la circulación en los días de lluvia, se puede observar también presencia de arbolado público.
Actualmente en el exterior (vereda) no se conservan las típicas argollas para atar los caballos que se encontraban en las arterias más antiguas, en tiempo en que preponderaba la circulación carros y caballos en las calles basavilbasenses.
En 1938 el Presidente de la Junta era don Rogelio Gómez, siendo los vocales Abraham Bocles (comerciante), Jacobo Scheps, Justino Chaves Ramírez, Juan José Rossetti, Armando Tesseire (ferroviarios). A dicha comisión había pertenecido por un breve lapso de tiempo Bernardo Uchitel, quien era médico municipal- He aquí la explicación del paso de sus restos mortales por la institución gubernamental, dado su pertenencia a ella.
Quizás estas imágenes no resulten nuevas para algunas personas, pero sí su análisis, pudiendo establecer con rigor histórico el lugar de la sede de gobierno de Basavilbaso, antes de trasladarse al barrio Parroquial, entre calles Ramírez y Sáenz Peña.- Un hecho histórico doloroso para la comunidad y la inmortalidad de momentos a través de una cámara fotográfica, la conservación del material, hoy nos dan luz y nos aportan nuevos conocimientos. Hasta el momento constituye la única imagen que nos muestra el exterior de la corporación municipal.

Prof. Silvina Alejandra Pérez.-
Fuentes: Crónica. Publicación semanal. Basavilbaso. Año 1935-1936-
Plano de Basavilbaso 1926- Planificación. Archivo Municipio Basavilbaso.
Imágenes: Familia Liftchitz.-
Testimonios orales de Moisés Salomón (Basavilbaso), Rosendo Ruiz García (Villa Mantero) Constancia Gòmez (C. del Uruguay) Junio 1992.-

Imagen 1
Imagen 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.