“Nosotros tenemos la obligación de dar respuestas”, dijo Mariana Broggi, titular de la Secretaría de la Mujeres, Género y Diversidad de Entre Ríos.

La funcionaria habló con AM acerca de cómo están trabajando a nivel provincial en el contexto sanitario actual, cuáles son los canales que habilitaron y reforzaron para estar presentes como Estado en los casos de violencia de género y cómo articulan esa labora con los municipios y colectivos feministas.

La provincia siguió el lineamiento de Nación y creó la Secretaria de Mujeres, Género y Diversidad. A modo introductorio, ¿cómo comenzaron a trabajar desde la concreción de este espacio hasta que se decretó el aislamiento social, preventivo y obligatorio?

El objetivo de la Secretaria tenía que ver con ordenar el trabajo que se venía realizando desde 2012 en el Consejo de Prevención de las Violencias (COPREV), con una fuerte impronta de capacitación en la temática de género. Nosotros antes de la sanción de la Ley Micaela y de que la provincia adhiera, ya veníamos con capacitaciones en cada uno de los municipios, siempre articulado con los organismos, trabajamos muy fuerte con él Área de Juventud, con el Consejo General de Educación (CGE) y con personas interesadas en formarse en la temática de género fuera de las capacitaciones propias de los ámbitos laborales. También todo lo que tiene que ver con al abordaje de situaciones, las creaciones de las Áreas Mujer, la vinculación a nivel nacional con el Ministerio de Mujeres, Género y Diversidad, todo lo vinculado al funcionamiento del hogar provincial y de los hogares en la provincia, en fin todo lo que tiene que ver con la temática de las violencia.

¿Esta dinámica de trabajo se vio afectada con todo lo que está pasando?

Nuestro trabajo con las compañeras es de muchísimo contacto con la gente porque nosotros, como segundo organismo de intervención dentro de este proceso de violencia, después de que la Justicia nos oficia, citamos a la mujer y a partir de ahí se establece todo un plan de acción que abarca, entre otras cosas, el seguimiento de las medidas, acompañar a la víctima o familiar en el tratamiento psicológico, promover capacitaciones y/o el aprendizaje o fortalecimiento de un oficio para que esa mujer logre independencia económica, o que termine la escuela, todo lo que la provincia tiene para ofrecer en ese sentido, y hoy estamos pensando de qué manera retomamos. Tenemos las oficinas abiertas, actualmente los seguimientos los hacemos de modo telefónico, de manera súper articulada y aceitada con el Juzgado y con la Fiscalía. En el interior (de la provincia) también, cada una de las Áreas Mujer o las áreas que llevan adelante todo este seguimiento de las situaciones de violencia, tienen y establecieron esta dinámica de la atención y el seguimiento telefónico.
Todos estamos aprendiendo una nueva modalidad de trabajo que es algo que está súper planteado pero no en nuestra temática y en nuestro ámbito, entonces esto claramente nos pone a nosotros en otro lugar, de redefinir algunas cuestiones y pensarnos, por lo menos de acá a varios meses, cómo vamos a poder estar afrontando y poniéndonos un poco en juego y garantizando la presencia en todo el territorio provincial, al menos de manera virtual. Nosotros hoy ya estamos pensando en un esquema de capacitación virtual y de elaboración de contenidos.

¿Esto los obligó a tomar otro tipo de medidas qué tal vez no estaban pensadas antes?

Nos pone en ese lugar, de que nosotros lo que tenemos es la obligación de dar respuestas, entonces está en nosotros la búsqueda de esa metodología y de la forma en la que damos la respuesta, qué es lo que nosotros ofrecemos para seguir atendiendo esta situación.

Habilitaron otros canales de contacto, un mail ([email protected]), el teléfono de la oficina (0343-4208826)…

Si, esos son los números de teléfono de siempre de nuestra dinámica de trabajo. Como las mujeres no se estaban trasladando porque se suspendió todo, yo me ubiqué con subsecretaría ahí y muy cerca físicamente de los juzgados como para trabajar en la misma línea de la derivación de los oficios y en el caso de que los juzgados necesitaran informes poder estar dando respuestas. La provincia tiene también desde siempre el 0800-888-8428 de la Dirección de Asistencia a la Víctima donde no hubo un aumento de las denuncias, aunque se siguen realizando, pero si ha habido un incremento en relación a las consultas. Nosotros hicimos mucho hincapié en la disposición de la Justicia de prorrogar todas las medidas de protección hasta el 18 de mayo. Trabajamos mucho la comunicación y el direccionamiento del mensaje, hemos sido muy respetuosos y nos hemos puesto en contacto con los municipios para pedirles que tengan armadas esas guardias y ese seguimiento, independientemente del impedimento de contacto físico.

Y sumado el hecho de que las mujeres y personas del colectivo LGBTQI+ puedan salir de sus casas ante una situación de violencia y que por eso no tengan problemas con las fuerzas de seguridad…

A partir de la disposición a nivel nacional la ministra de Gobierno, Rosario Romero, firmó la Resolución 088, la Jefatura de la Policía ya se encuentra notificada de esto, lo cual es muy importante porque de este modo las mujeres y las personas del colectivo LGBTQI+ podrán circular con sus hijas e hijos ante una situación de violencia. Además, se definió instruir a la Policía de la provincia para que esté con la mirada atenta ante una situación así, no solamente no parar a la persona sino asistirla y tratar de allanarle un poco el camino.

¿Qué opinas de la campaña del barbijo rojo?

Creo que es un instrumento más que puede llegar a funcionar en algunos lugares. Acá en la provincia los farmacéuticos lo tomaron con buenos ojos, nosotros hicimos un recorrido y no ha habido situaciones de pedidos del barbijo rojo. Es una herramienta más en el caso de que la mujer necesite pedir ayuda, nosotros en Entre Ríos definimos que la estrategia de llegada tiene que ver con garantizar los mecanismos y canales de comunicación para que la mujer, en el caso de necesitarlos, nosotros podamos como Estado estar presente.

¿Cómo están trabajando con los municipios? Teniendo en cuenta que en algunas localidades las Áreas de la Mujer no funcionan cómo deberían o en otras ni siquiera existen.

De la misma manera que Nación ha venido planteando en los últimos años crear Áreas, Secretarías, hay muchas provincias que han creado el Ministerio, nosotros también intentamos transmitirle a los municipios esta idea de pensar la política pública en términos de género, de prevención, de promoción de los derechos de las mujeres. Todo el trabajo que se debería hacer en relación a la atención de situaciones de violencia tiene que ser nacional, provincial y municipal, la política pública tiene que estar pensada en ese sentido y en ese contexto nosotros estamos a disposición de los intendentes.
Tiene que haber un Estado presente para estar garantizando protección y también acceso, a la educación, a la salud, a una vida libre de violencia, porque eso también es trabajar sobre los derechos de las mujeres, entonces en ese contexto queremos o intentamos manejarnos. Nosotros estamos a disposición de los municipios y sugerimos la creación de las áreas en los lugares donde no las haya y trabajamos para fortalecer los lugares donde sí existen estas áreas para trabajar con la mujer.

Convocaron a las organizaciones y colectivos feministas, ¿cómo resultó esa convocatoria y cuál fue el objetivo?

La convocatoria la pensamos por esta parte que nosotros entendíamos, a modo de autocrítica, que nos quedaba un poco relegada pero también al tener una estructura tan dispersa nos dificultaba algunas cuestiones. La idea es trabajar con las organizaciones y poder ser, de alguna manera, el nexo con Nación para trabajar lo que son las líneas de proyectos de fortalecimiento institucional, darles una mano en el caso de que quieran gestionar la personería jurídica, no hay muchas organizaciones en la provincia que la tengan. Hoy todo este proceso quedó un poco relegado, nos fueron encontrando otras urgencias pero el objetivo de esta convocatoria tuvo que ver con trabajar articuladamente con las organizaciones porque nosotros entendemos primero, que son una pata fundamental y que muchas veces es el primer contacto que tiene la mujer a la hora de estar en una situación determinada y muchas veces, muchísimas, son las organizaciones quiénes se comunican con nosotros y a partir de ahí nosotros empezamos el contacto y el proceso con la víctima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.