Aprender en tiempos de pandemia

Por Paula Ciancio

Sabemos que para que les niñes aprendan se necesita un ambiente preparado para eso, de tranquilidad, cierto orden y organizado, y a la vez que despierte su curiosidad. Pero además sabemos que es fundamental el estado emocional y el grado de predisposición y deseo o motivación para aprender. Factores que estos días no están del todo presentes.
Primero, porque los niños y las niñas tienen que adaptarse a aprender en un ámbito que no es el aula de la escuela, como había sido siempre, con sus amigos y sus seños, si no la casa. Y segundo porque la realidad de una pandemia mundial y una cuarentena obligatoria no generan emociones muy positivas ni en adultos ni en infantes.
Sabemos también que para que el aprendizaje sea significativo, y no una simple transmisión de información, es necesario que le estudiantes disfruten del proceso. Si falta esto, si no hay una conexión emocional con lo que se está aprendiendo, no habrá aprendizaje. Sólo lograremos provocar rechazo a lo que tienen que aprender.
Esto es algo real en cualquier momento de la vida pero hoy, y bajo las circunstancias de incertidumbre que vivimos, es mucho más marcado.
Por eso es importante que les docentes revisemos los objetivos de cada actividad que propongamos. Estas deberían ser actividades que incentiven y motiven al niñe, que despierten su curiosidad y generen condiciones que faciliten el proceso de aprendizaje.
Enfoquemos en los beneficios que el juego y la creatividad tienen sobre el cerebro. Este debe ser parte de las propuestas educativas porque el juego despierta una emoción positiva hacia el aprendizaje. Permite ponernos en situaciones y roles diferentes a los cotidianos, por lo tanto hoy es fundamental para que les niñes imaginen, disfruten, creen y tengan una forma de “salir” de esta realidad que vivimos. Enfoquemos en la música y los cuentos, y en el poder que tienen de trasladarnos a otros espacios y tiempos.
Personalmente creo que nuestro objetivo hoy como docentes es facilitar el tránsito de las infancias por este proceso crítico que vive el mundo entero. Nuestro mayor compromiso debe ser con su bienestar psicológico y emocional. No con lo académico o curricular.
Creo que nuestra responsabilidad como adultes es generar un clima de contención y seguridad y dar a la vez espacio a la creatividad, a la imaginación, al juego, a la música.
No les impongamos la carga de avanzar con un plan de clases cuando la realidad no es facilitadora de ese proceso porque les estaremos pidiendo demasiado. Un esfuerzo que generará desgaste emocional, estrés y angustia.
Propongo que en esta cuarentena seamos nosotres les que aprendamos de les niñes, juguemos, bailemos, imaginemos mundos y atravesemos este período con la sencillez y la simpleza de las infancias.

*La autora es profesora de Inglés y diplomada en Neuroeducación.

One thought on “Aprender en tiempos de pandemia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.